El Centro de Atención Temporal para Extranjeros (CATE) del puerto de Motril (Granada) está situado en una zona inundable dentro del recinto portuario que “se anega cuando llueve” y cuyas carpas, en las que se aloja a los emigrantes durante las 72 primeras horas desde su llegada a tierra y donde trabajan los efectivos policiales, “se desploman si sopla el viento con fuerza llegando incluso a haber atrapado a agentes que se encontraban trabajando en el momento del derrumbe”.

Así lo ha asegurado el secretario general del Sindicato Unificado de Policía Nacional (SUP), César Calín, quien ha apuntado que las instalaciones temporales tampoco están dotadas del material de oficina necesario para que los agentes realicen las labores de identificación y primera atención a los extranjeros. “Había una fotocopiadora que se rompió, la sustituyeron por otra máquina antigua que allí continúa”, ha agregado el policía.


Ante el cierre del CATE existente en el puerto granadino para su reforma y ampliación, la Unidad Militar de Emergencias (UME) construyó un campamento provisional que, según el sindicato policial, no se puede utilizar cuando llueve, por lo que los inmigrantes llegados el miércoles “están en el centro antiguo porque el campamento está inutilizable”. Asimismo, ha continuado Calín, las duchas para las personas que llegan en las embarcaciones “no funcionan”.

El sindicato policial ha solicitado en más de una ocasión que las carpas se sustituyan por módulos prefabricados, “como los que hay en el puerto de Algeciras”, para “poder atender a las personas sin tener que soportar 40 grados en verano o inundaciones en invierno”, ha explicado el secretario general del SUP.

Ante esta situación, ha agregado, “no nos dan una respuesta concreta de cuándo se terminarán las obras de reforma del CATE antiguo” criticando, además, la falta de colaboración por parte del puerto de Motril que “no ha querido que se sitúe el campamento provisional en otro espacio ni permite que se desembarquen los emigrantes en un punto más cercano a este para no tener que moverlos por el espacio portuario en microbuses”. Desde el sindicato también se pone de manifiesto la falta de personal.