El presidente del Gobierno Pedro Sánchez fue increpado en Sanlúcar de Barrameda cuando iba a embarcarse en Bajo de Guía rumbo al parque nacional de Doñana. Alrededor de medio centenar de comensales de los restaurantes que se encuentran enfrente del embarcadero en cuanto se dieron cuenta de la presencia del secretario general del PSOE comenzaron a abuchearle con gritos de “fuera, fuera” y “elecciones, elecciones”. Previamente también tuvo que afrontar los gritos reivindicativos de Jusapol (Justicia salarial para la Policía y Guardia Civil), que reivindican un sueldo similar al que cobran en las policías autonómicas del País Vasco y Cataluña.

Cabe recordar que la canciller de la República Federal Alemana, Angela Merkel, y el presidente del Gobierno se encuentran  en el Palacio de ‘Las Marismillas’, ubicado en el parque de Doñana.


Los dirigentes políticos, junto con sus parejas, han subido en la zona de Bajo de Guía de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) a una barcaza para trasladarse al parque de Doñana, donde continuarán su encuentro sobre la política monetaria o los acuerdos diplomáticos de la Unión Europea (UE) con la administración Trump, así como para visitar, ya este domingo, el centro de cría en cautividad del lince ibérico ‘El Acebuche’.

Por la mañana, Pedro Sánchez ha dado la bienvenida a la canciller alemana al Palacio de los Duques de Medina Sidonia de Sanlúcar, donde han mantenido un almuerzo informal de trabajo en el que han podido degustar un menú formado por croquetas de rape, cocktail de mariscos con langostinos, corvina de caña a la plancha con verduras salteadas, langostinos con tomate y tiramisú casero.

En el encuentro han profundizado sobre los retos de la UE ante la crisis migratoria que atraviesa el territorio europeo en sus fronteras exteriores, así como sobre el reciente acuerdo entre los gobiernos alemanes y españoles para trasladar a España los inmigrantes -a excepción de los menores extranjeros no acompañados- que entren en la frontera alemana desde Austria y que hayan solicitado previamente su petición de asilo al Estado español.

Previamente, y según ha informado el Gobierno este sábado en un comunicado, el presidente y la canciller han visitado las instancias de este palacio, sede de la Fundación Casa Medina Sidonia, y han conocido su patrimonio pictórico y mobiliario, así como su jardín, trazado en el año 1541. También se han interesado por su extenso archivo histórico, integrado por más de seis millones de documentos, siendo uno de los más antiguos de Europa.