Hoy toca un poco de cultura beauty, o lo que es lo mismo, aprender palabras nuevas en belleza, porque, la oleada de novedades, conlleva nuevas jergas y nomenclaturas que debes dominar antes que la ignorancia sobre lo que lees te posea. ¿No querrás quedarte desubicada en una lectura o andar consultando en la Wikipedia? Pues toma nota que te vendrá bien.

Apunta la primera, buttery blonde. Que, traducido viene a ser rubio de mantequilla y dicho bonito, en el tono estético, se refiere a un rubio cálido, el nuevo color para tu cabello que apunta a iluminar el rostro y disimular ojeras. No está mal.


La siguiente ya viene pisando fuerte por ciudades como Londres, Nueva York y París. Es una nueva modalidad deportiva llamada Disco Gym, que no es más que recrear un ambiente discotequero gracias a las luces y la música, para mantenerte en forma. Ya no hace falta que esperes al sábado.

Este más bien se ha rescatado, pues las primeras planchas de pelo ochenteras incluían una placa que te dibujaba el pelo en zigzag y a eso se le llamaba frizado. Hoy día ha evolucionado este término a frizz y se usa para referirse al encrespamiento. Está de moda, que lo sepas.

Esto sí te va a sorprender, pero no por el término en sí, imán, sino porque ya tienes en el mercado cosmética de todo tipo con este ingrediente. No, no te servirá para atraer al chico o chica que te gusta, pero sí hará que ciertos componentes de los cosméticos se activen, aumentando la eficacia de los mismos. No se puede tener todo. Te toparás con ellos en máscaras de pestañas, cremas e incluso perfumes.

El microbótox, más o menos, imaginas de lo que va. Se trata de emplear, en cada pinchazo de toxina botulínica, una menor cantidad de unidades de bótox para que el efecto sea más natural sin forzar la piel, entre otros beneficios.

Ah, y si tienes memoria flaca, esto te va a gustar, los nootrópicos. Así se les llama a los suplementos que mejoran ciertas capacidades y que se pueden añadir a los batidos, tés y zumos. Ahora sí que cobra sentido esa frase que dice: ‘voy a refrescarme la memoria’.

Por cierto, aparece esta temporada un nuevo utensilio que está arrasando, el dermarroller, o sea, el rodillo facial que suavizan las arrugas y las ojeras. Y, junto a él, los quitaesmaltes veganos sin acetona, pues también se puede ser vegano en cosmética, no sólo en alimentación.

Por úitimo, a ver cómo te escribo esto…. Schizandra, no me preguntes como se lee, te lo dejo a libre interpretación. Sé que es un pequeño fruto tamaño baya que se emplea en la medicina tradicional china y que viene a ser un superalimento por la cantidad de propiedades y beneficios que reporta su consumo, además de aunar dulce, salado, picante, ácido y amargo…. ¡¡¡Sabooor!!!