La tarde de desfiles en Sevilla de Boda comenzaba con el trío de chicas ganadoras en la última edición de Novia del Sur. Así María Amador, Ferfiguer y Emedé disfrutaban de su premio, el desfile profesional, presentado sus nuevas colecciones. En concreto de novias para María Amador y Ferfiguer y de invitadas para Emedé.

La primera en desfilar ha sido María Amador, que ha traído a pasarela una colección en la que la coquetería se salpica de pinceladas exóticas en forma de bordados y encajes como detalles de cada vestido de novia. Siendo, precisamente, la ausencia de éstos la principal característica de las propuestas nupciales minimalistas de Ferfiguer.


 

Para Emedé, las invitadas deben sentirse cómodas, por lo que su colección se llena de contrastes para abarcar una amplia variedad de estilos.

Tras ellas, era Leyre Valiente quien nos deleitaba con novias de textiles etéreos endulzadas con patronajes de amplitud comedida, de los que saben definir correctamente sin ajustar y que, a la vez, consiguen no eclipsar su aire bohemio, sino potenciarlo.

Cerraba el primer día de desfiles en Sevilla de Boda el bloque formado por Caridad Pastor, Victoria Salas y Esteban Canseco. Caridad Pastor presentó invitadas, para las que ideó una chaqueta abierta que combinó en distintos tonos con las diferentes propuestas. Siendo Victoria Salas quien volviera a traer novias a la pasarela, en las que el minimalismo en exornos y la abundancia de transparencias caracterizaban sus trajes de novias.

Y, llegando justo al final, ha resultado ser Esteban Canseco quien aportara ese estilo princesa de cuento, capricho a los ojos de cualquier novia, que nunca falta en la pasarela Sevilla de Boda. Así, tejidos delicados ganan cuerpo gracias a sobrefaldas para que la vista disfrute de los bordados en todo su esplendor.