La Pasarela Doñana D’Flamenca fue inaugurada, como ya así se hiciera en la anterior edición, por Cristo Báñez, diseñador almonteño y estilista, que suma la faceta de presentador a una dilatada carrera profesional llena de éxitos. Con él trajo a un ramillete de influencers para su ‘Influencia’, su nueva colección de propuestas flamencas; vuelos rocieros que retoman la batista en nude entre sus volantes de volumen comedido, donde la comodidad y elegancia van de la mano.


Pero no sólo las influecers/instagramers nacionales de mayor proyección en redes, como Dulceida, Carla Hinojosa y Ana Moya fueron las protagonistas esa tarde en Almonte. Otros ingredientes destacables, como figuras conocidas relacionadas con la moda y el arte también se dieron cita para ver a las flamencas de Cristo Báñez. Famosas eclipsadas, en cierto modo, por el fenómeno fan de las redes sociales, pues para las adolescentes y pre-adolescentes que por allí se paseaban y montaban guardia desde varias horas antes del comienzo del desfile, a la espera de ese par de segundos de gloria captando la imagen de sus ídolos, o grabando esos instantes en sus móviles, las influencers eran las estrellas. Por lo que dieron esa nota pintoresca a la tarde moda flamenca, que incluía griterío como banda sonora cada vez que atisbaban a sus ídolos. Y que estaba llena de influencia femenina, pues el 8 de marzo, fecha de su desfile, también lo era de la mujer, el de la reivindicación por la igualdad que llevamos siglos queriendo alcanzar, reclamamos y no vemos nunca materializarse.

Así arrancaba la Pasarela Doñana D’Flamenca, que ya tiene su hueco en el calendario de moda flamenca.