Ayusofobia presidencial

Sánchez tiene un salpullido
un nuevo e incurable mal
que lo tiene convertido
en una estatua de sal
que le ha robado hasta el sueño
y le mina la moral.
Peor que un dolor de muelas,
o un escozor escrotal,
que le dobla las rodillas
cual un cólico renal
este virus madrileño
que se extiende a nacional.
Padece de Ayusofobia
y eso, lo lleva fatal.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *