46 años de la dimisión de Nixon por el caso Watergate

El 8 de agosto de 1974 el presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, se vio obligado a dimitir por el denominado escándalo Watergate. Fue en realidad un término que sirvió para abarcar una gran cantidad de acciones ilegales y hasta inconstitucionales que incluyeron la complicidad de la policía y los servicios de inteligenciaCerca de 50 personas fueron encarceladas y al presidente Nixon le costó su dimisión. 

El Watergate (cuyo sufijo gate ha sido herencia de tantos escándalos políticos en el mundo) consistió, de manera muy resumida, en un complejísimo entramado de irregularidades gravísimas que revelaron desde el periódico The Washington Post dos jovencísimos periodistas llamados Bob Woodward y Carl Bernstein, que estaban inventando en gran medida el periodismo de investigación. Unas cintas grabadas fueron decisivas para acabar con Richard Nixon, el único presidente de la historia de Estados Unidos que dimitió. 

Desde una perspectiva española, el recuerdo de aquel caso de corrupción política hace incomprensible que en nuestro país no suceda lo mismo con líderes como Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, por citar dos ejemplos a los que sumar tantos más.  




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *