22 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco

Conviene no olvidar nunca aquel 13 de julio de 1997, la fecha que cambió el rumbo de terrorismo de ETA en España, la que acabó con la vida del concejal del PP en Ermua, pero también la que puso fin a la resignación de los españoles, que asumieron hasta entonces con cierta naturalidad que la banda criminal fuese dejando durante años un reguero de sangre de sus víctimas.

Miguel Ángel Blanco fue secuestrado por ETA el día 10 de julio, para exigir al Gobierno, con la amenaza de su muerte, que reagrupara a los presos etarras en cárceles del País Vasco. No se cedió al chantaje y el joven edil de 29 años fue ejecutado con dos tiros en la cabeza, que le produjeron el estado de coma, falleciendo, después de ser localizado casualmente en un descampado, en la Residencia Sanitaria de Nuestra Señora de Aránzazu. Con el asesinato de Miguel Ángel Blanco empezó la recta final de ETA. La sociedad española reaccionó con energía desde entonces en adelante, como si hubiera sentido en las entrañas una causa común que elevó hasta la consigna de un clamor unánime: ¡Basta ya!




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *