Posiblemente, una de las recetas de la repostería más celebradas. Sencilla de elaborar y una auténtica fiesta para el paladar.