Las mascarillas, protagonistas hoy por su supresión

Se quita el elemento más simbólico en la batalla contra la Covid-19, que deja de ser obligatorio en espacios interiores, por fin. Son curiosos los nombres que la prensa da últimamente a la famosa “prenda” que ya se ha hecho más famosa que las zapatillas Convers, se les llama en repetidos medios tapaboca.

Tapaboca me recuerda a esas torta inesperada con la mano abierta (rápida y muy dolorosa, por cierto) que te daba tu madre en plena boca cuando decías una palabrota, un exabrupto o barbaridad de cualquier índole en un momento poco apropiado. Recuerdo  que me han dado más de las que yo recuerdo haber dado a mis hijos, en fin eso debe ser la edad… Cualquiera habla hoy en público de los tapabocas que te dieron o que diste, si no deseas que te llegue una denuncia por violencia vicaria (a ti, o a tu madre).

Después de 700 días con ella, por ley, la mascarilla en interior, se elimina de casi todos los ámbitos. El Gobierno las retira en interiores y en eventos multitudinarios o deportivos, así como en los festejos taurinos, pero deja en manos de las empresas la decisión final en los centros de trabajo.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias ha comentado: “Es un paso más en la evolución de la pandemia. La covid-19 sigue entre nosotros, pero evoluciona de manera positiva y los indicadores marcan un nivel bajo con carácter general, estable en la mayoría del territorio. Seguimos avanzando desde la prudencia pero también desde la progresividad”. Cómo no, la palabra “progre” va unida a cada frase que emite el Gobierno.

Carolina Darias dice hoy miércoles 20 de abril, día en que se ha publicado el BOE y además entra en vigor, que las empresas privadas no evaluarán la necesidad de usar o no mascarilla por la evolución que siga la pandemia sino por las características del puesto de trabajo, como por ejemplo, que cuente con la ventilación adecuada o se garantice la distancia.

En una entrevista en la radio tras publicarse el Real decreto en el BOE, Darias ha declarado que no se puede decir en qué empresas seguirá siendo obligatoria la mascarilla y en cuáles no porque “dependerá del puesto y el entorno en el que está” y serán encargados los servicios de prevención para ésta esa evaluación.

“Y habrá que hacerles caso”, comenta La Ministra, porque “los servicios de prevención tendrán las razones fundadas ya que habrán hecho la evaluación correspondiente”.

Por otro lado recordar que las mascarillas deberán llevarse en:

  • Centros, servicios y establecimientos sanitarios, como hospitales (no los ingresados), farmacias y centros de transfusión de sangre.
  • Residencias de mayores (no por los residentes, sí por los trabajadores y los visitantes).
  • Medios de transporte: transporte aéreo, por ferrocarril, en el transporte público (incluidos los taxis y los VTC) y en los espacios cerrados de embarcaciones, cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad. La mascarilla no será obligatoria en andenes y estaciones de viajeros.

En hostelería, que es el ámbito que me compete, los hosteleros deberán consultar con la empresa que les gestione todo el tema de riesgos laborales, y deberán los empresarios seguir sus recomendaciones en este sentido.

La lógica indica que los trabajadores que desarrollen su trabajo en cocinas sin ventilación, y sin poder garantizar que estos puedan trabajar a más de 1,5 metros de distancia, tendrán que usar mascarillas.

En barras y salón habrá que evaluar los locales y su ventilación para poder decidir si usarla el personal o no. En terrazas y exterior está claro que no deberían tener problemas los hosteleros en retirar las mascarillas de los empleados




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *