Falda rellena

Recuerdo que el día de navidad, en casa de mis abuelos Soledad y Eduardo, siempre se preparaba una falda de ternera para el almuerzo después de la tradicional sopa de picadillo. Son tantos los recuerdos que me vienen a la memoria que hoy he querido  compartirlos con vosotros. Parece que estoy viendo, con ojos de chiquillo, a mi tía Sole extender sobre el mármol la falda para ir rellenándola con todo el amor que hay que poner en la cocina. Recuerdo el aroma de cuando se estaba guisando mientras jugábamos en el patio de la casa cubierto por una enorme montera de cristal. ¡Jolines que recuerdos aquellos! 

Puede que fuera lo primero que aprendí a cocinar a fuerza de verlo. En casa de mis abuelos, tiempos aquellos, había dos cocineras, la Chacha Nieves y Esperancita, que cocinaban como los propios ángeles. Pero ese día cocinaba mi tía Sole que es a quien debo esta receta.

Creo que ya he dicho que hoy vamos a preparar una falda de ternera rellena como se hacía en la Sevilla de antaño.

Necesitaremos algunos ingredientes que deberás tener preparados para cuando vayamos a empezar, por supuesto antes deberías ir al carnicero y decirle que te abra una falda de ternera para rellenar; él sabe cómo hacerlo.

Toma nota que no soy muy de repetir lo que vas a necesitar. 

  1. Imprescindible, la falda de ternera, solo teniéndola la podrás rellenar.
  2. Cuatro huevos duros , de gallina. Los de gallo no te sirven.
  3. Unas lonchas de jamón, tampoco te preocupes que sea ibérico.
  4. Unas lonchas de tocino de jamón, si es posible del güeno, güeno o en su defecto bacón ahumado.
  5. Piñones.
  6. Un par de cebollas del tamaño de una cebolla.
  7. Dos zanahorias  del tamaño de una zanahoria.
  8. Unos dientes de ajo, pero sin pasarse y déjate de tonterías de ajo negro ni morado ni su… Madre. Ajo del normal, del de toda la vida, de Montalván o de las Pedroñeras.

Primeramente decirte que las terneras, aunque mu púdicas ellas, no suelen usar falda. No es que sean más de pantalones es que sencillamente las terneras son naturistas y van en pelotas todo el día. ¿Que tú no serias capaz? Yo tampoco y menos con este frío. Pero es lo que tiene ser ternera. La falda de ternera no es una prenda de vestir que puedas adquirir en la planta quinta de El Corte Inglés en la sección vacunos y ternerillos Ella. Se adquiere en la carnicería, en la de tu barrio, en la de confianza y tienes que decirle al carnicero que no te corte ni por aquí ni por aquí sino por aquí por aquí por aquiiiiiii… El sabrá cómo prepararla y si no sabe, cambia de carnicería.

Pues bien, hemos encontrado un carnicero que nos la ha preparado a la perfección, ahora a ver si somos capaces de no estropearla.

Extiende la falda (de ternera) como si fueras a plancharla pero ni se te ocurra usar la plancha porque lo que vamos a hacer es rellenarla. Salpimentamos en toda su extensión con sal, pimienta y nuez moscada y a continuación iremos alternando una loncha de jamón con otra de tocino hasta cubrir toda la superficie falderil.

Es en ese momento cuando es vamos a aprovechar para meternos un puñadito de piñones en la boca y disfrutar de su sabor. También se los puedes añadir al relleno pero prácticamente no le aportan sabor alguno.

Se me había olvidado, trocea un poco de perejil y extiéndelo por la superficie de la falta y sobre ella sitúa también los huevos duros en fila, uno detrás de otro en el sentido en que la vayas a enrollar. Como siempre digo, no olvides quitarle la cáscara, pues aparte de no se comestible, cruncha y si no existe la palabra, mejor, así aporto algo al diccionario de la R.A.E.

¿Todo en su sitio? Vale, pues seguimos. 

Enrolla la falda sobre sí misma haciendo que los huevos (los de ave) queden en el centro de la misma. Una vez enrollada coge ese ovillito de hilo de cocina que tuviste que comprar hace cuatro semanas. ¿Lo has perdido?, lo sabía. Pues ya estás bajando a comprar otro. Tú, a este paso, no vas a ganar para hacer de comer.

Con mucho mimo y sin prisas anuda un extremo y sigue avanzando enrollándolo sobre el rulo de carne que tenemos preparado, cuanto más cerca estén las volutas de hilo mejor que mejor, así no se nos escapa el relleno.

Cuando esté listo pon aceite de oliva en una cacerola con un diámetro tal que la falda quepa en toda su extensión. Sé que ahora mismo estas doblándola para que quepa. Pues muy mal hecho. Venga, espero que cojas una cacerola más grande. ¿Que no tienes? Muy mal, muy mal. Ponte la bata de pirineo, cógete los rulos y calza tus mejores babuchas que hay que bajar a por una y hay que estar elegante por si te encuentras a las vecinas.

Tenemos ya la cacerola adecuada, así que metemos la falda y empezamos a dorarla. Previamente deberíamos de haber dorado el ajito, la cebolla y la zanahoria finamente picada, pero se me ha olvidado, así que recordad que eso se hace antes de meter la carne. Bueno, pues doramos un poquito la carne y empezamos su cocción añadiéndole una mezcla de vino blanco y agua. La carne de ternera necesitará aproximadamente una hora y media en ponerse blanda y estar cocinada a la perfección. Una vez que haya trascurrido ese tiempo sacamos la carne y seguimos a fuego lento reduciendo la salsita hasta que quede espesa. 

¿Fácil verdad? Lo presentaremos frío, cortado en rodajas de aproximadamente un centímetro de grosor con la salsita calentita por encima y acompañado de unas patatas de guarnición al vapor.

Cualquiera puede cocinar, solo necesitamos, tiempo, cariño y una buena receta. Bueno también necesitaremos una cocina, un fuego, una cacerola, la falda, el relleno….. Pero lo más importante es tener fe en nosotros mismos y nunca decir “no puedo”. Distinto sería que dijeras “no quiero”, entonces cambia bata, rulos y babuchas por un terno más adecuado  y ve a un buen restaurante a comer. Que no se te olvide pedirle al camarero “Falda rellena” y si no tiene te quedarás sin probar esta receta, pero mi consejo es que no seas flojo o floja y la prepares en casa.

Chao, amiguitos. La semana que viene más…




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *