Cierra el histórico restaurante Enrique Becerra

Con un escrito titulado “Se acabó”, Enrique Becerra anuncia en su muro de Facebook el cierre de su histórico restaurante del centro de Sevilla. “Cuarenta años y cinco meses. Eso es lo que ha durado la aventura. Aún recuerdo cómo me temblaban las manos antes de abrir las puertas al público aquel 31 de Octubre de 1979.”, escribe el tradicional hostelero. 

El restaurante ha sido durante todos estos años un referente gastronómico de la ciudad. Pionero en dar una elaboración especial a las típicas tapas sevillanas y apostando siempre por la cocina andaluza, Enrique ha recibido en su local personas de todo tipo. “En todo este tiempo han pasado por  mi negocio (y por mi vida) gente muy diversa. Todos me han enseñado algo, incluso los tres o cuatro miserables inevitables de los cuales ni me acuerdo; han sido tantos los momentos memorables…Trece premios Nobel, seis presidentes de gobierno, Personas mundialmente famosas, gente anónima y humilde… No sé cómo describir esa sensación de abrirse la puerta y ver entrar a alguien a quien has admirado toda tu vida”.

Entre ellos Camilo José Cela, Vargas LLosa, García Márquez o Arturo Pérez Reverte. Las letras siempre presentes en su restaurante y en su vida, Becerra ya lleva publicados varios libros. Y así expresa su deseo a partir de ahora. “Igual es el momento de hacer realidad  mi vocación de chaval y dedicarme a escribir; al fin y al cabo ya he colaborado con varios periódicos y emisoras de radio y publicado cinco libros; aunque lo haya hecho como hobby”.

Su despedida de la restauración lleva palabras de melancolía y el motivo de retirarse por sus males físicos: “Todos los restaurantes están cerrados  por orden gubernativa, pero el mío ya no volverá a abrir cuando  se levante la veda. No sé qué  sentiré entonces, al ver a mis colegas volver al tajo. Ahora lo que me toca es reponerme de mis males físicos y decidir a qué dedico mi vida. Como dicen los toreros: parar, templar y mandar”. “Ahora toca cambiar de forma de vivir e incluso de pensar. Nunca he tenido sociedades. He ido por la vida a pecho descubierto, como persona física, sin dobleces. Quizás de otra manera me hubiese ido mejor, pero no habría sido yo. Hoy en día tengo una invalidez total que me impide seguir trabajando. Tres mallas internas. Dos operaciones. Pletinas y tornillos de titanio. Bridas. Momentos de desesperación. Pensamientos de ineptitud. Y encima esta desgracia del virus de las narices”, añade Becerra.

Un hasta ahora lleno de agradecimiento a todos, sin excepción:

“Igual es el momento de hacer realidad  mi vocación de chaval y dedicarme a escribir; al fin y al cabo ya he colaborado con varios periódicos y emisoras de radio y publicado cinco libros; aunque lo haya hecho como hobby.

A pesar de mis limitaciones físicas siento que todavía me quedan muchas cosas que hacer y decir. Y voy a hacerlo. Solo o, como cantaban los Beatles: “With a little help of my friends”. Y sois tantos y tan buenos que estoy convencido de que se abre un gran  futuro ante mí. Una nueva vida. Sólo os pido que me acompañéis como siempre.

En cuanto escampe y pueda volver a salir a la calle me pondré  manos a la obra y le daré forma definitiva a todas las ideas y proyectos que bullen en mi cabeza, ahora caótica, confusa, pero decidida a seguir  dando la lata.

Gracias a todos los que os habéis cruzado en mi vida en estos cuarenta años y pico. A todos. Sin excepción.

Mi padre tuvo que empezar desde cero a los sesenta y un años; y volvió a triunfar. A mí me va a tocar a los sesenta y dos. Espero hacer bueno el dicho del palo y la astilla.

Soy capaz y lo voy a hacer.

Gracias, gracias y GRACIAS”

1 Comment

  1. Jose Antonio Gil Gonzalez dice:

    Yo tengo no de sus libros y me encanta, se llama Recetas con Historia de la editorial Almuzara, aparte de comentar varias recetas de sus tipicos platos, también hay anécdotas de los clientes y famosos, que regentaban su restaurante, es una pena un negocio con tantos años y buenisinos platos, tenga que cerrar. Animo Enrique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *