“Morante de la Puebla y su apuesta más gallista”

Por Francisco Pavón 

No es una declaración, titulo entre comillas porque en el mundo del toro no hay nada completamente oficial hasta que el cartel no sale a la calle. Lo publicaba Jesús Bayort en ABC de Sevilla tras anunciar campanas al vuelo el posible Domingo de Resurrección. Morante tiene intención de estoquear la legendaria ganadería de Miura en la Real Maestranza. 

La noticia corrió como la pólvora por los diferentes medios, toda clase de opiniones y argumentos salieron a la luz, el debate estaba servido y así ha sucedido durante esta semana por las calles de Sevilla. Qué especial recuperar tradiciones antiguas, ese típico comentario taurino surgido en torno a un tema de gran interés perdido con el paso del tiempo. Fuera de leyes y normas, solo con el don de la palabra y el propio pensamiento por bandera. 

Por pensar, pensemos. Digamos que el torero cigarrero siempre bebió de las fuentes más joselitistas y se vio reflejado en el pensamiento de Belmonte. Su trayectoria ha sido una constante búsqueda fotográfica de aquellas tauromaquias añejas para después plasmarlas, hacerlas suyas e interpretarlas con la mayor naturalidad posible. 

Hace cierto tiempo, concretamente desde su vuelta tras nueve meses alejados de los ruedos allá por 2018, venimos viendo algo diferente en su manera de realizar las diferentes suertes, quizás sea la interiorización adquirida con el paso de los años en grado mayúsculo de lo anteriormente mencionado. Desde entonces hemos podido observar un repertorio variado, más grandioso si cabe, lleno de grandes matices y algún que otro arrebato. Buen ejemplo de ello es el resurgir del galleo del bú y la gran dimensión demostrada en Córdoba. 

Mucho se ha comentado en estos siete días, asuntos económicos, estatus dentro del escalafón, repercusión mediática, mentira o verdad… Morante a estas alturas de su carrera creo que está alejado de todas estas cuestiones, todo demostrado y hecho en el toreo. Es el momento de forma que atraviesa, su enorme valor, el recuerdo de su fiel espejo Gallito a flor de piel lo que puede dar lugar a este gran acontecimiento. Sevilla, Morante y Miura. Lo concibo como el más sentido homenaje que un discípulo quiere rendir a su ilustrado maestro. 

Nadie sabe a ciencia cierta si sucederá o no, su condición de figura para afrontarlo es innegable, capacidad tiene de sobra, el toque de atención y golpe a la tauromaquia en general puede ser histórico por todo lo que puede llegar a alcanzar. Sevilla volcada, la expectación sería máxima, el run run generado por los suelos desde el primer momento y el espíritu de Joselito “El Gallo” más presente que nunca. 

De momento las suaves y templadas pisadas del torero de la Puebla ya han visitado los cercados de Zahariche. Grande el trabajo, digno de alabar el repaso informativo dado por Jesús Bayort a todo el ámbito taurino-comunicativo.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *