Los toros vuelven a Jerez con dos cartelazos de lujo

 

Toreros consagrados, esperadas figuras jóvenes, el llenaplazas por excelencia… El ciclo de corridas de toros que se abre el viernes en Jerez de la Frontera pasa por ser el más interesante de cuantos se han programado en Andalucía en este aún atípico verano. A falta de que los toros (Jandilla y Juan Pedro), como siempre, pongan a cada uno en su sitio, claro está.

De momento, los seis toreros de los dos cartelazos encabezan el escalafón de esta temporada. Sólo se cuela entre ellos, justamente, Emilio de Justo, que está causando sensación allá por donde torea.

Los gestos que Morante de la Puebla lleva protagonizando en esta temporada -y los que sigue anunciando- han multiplicado por mucho la expectación que siempre levanta. Anunciarse con Santacoloma, Miura, Prieto de la Cal, habla mucho de su disposición a hacer ruido en esta su 25ª temporada. Y, de momento, lo está consiguiendo. Esa lección de torería en Algeciras hace unos días…

Juan Ortega está logrando a base de mucho trabajo y de ser fiel a su concepto de toreo artístico el sitio que se le negaba hasta hace poco. Sin prisa ha ido subiendo peldaños, hasta el punto de que llega a esta cita jerezana tras una gran actuación en la misma corrida de Algeciras, refrendada al día siguiente en el coso francés de Lunel.

Pablo Aguado es el torero de los silencios, de los silencios expectantes, los que se adueñan de la plaza no más toma la muleta y se dirige hacia el toro. Su tarde del 10 de mayo en Sevilla forma parte ya de la leyenda de este torero y del toreo. Voces han sugerido que debería dar un paso adelante en esta temporada, un decir “aquí estoy yo y aquí sigo”. Las dos orejas de Granada de hace un mes volvieron a mostrar su virtudes, bastante más que las tres a dos Santacoloma de La Quinta en Arlés. El día antes de Jerez debe torear en Santander…

De el Juli y Manzanares poco se puede decir que aporte novedad. El primero sigue ambicioso, queriendo mandar y peleando todas las tardes como si fuera ese jovenzuelo que tomó la alternativa hace ya 23 años. Y sus fincas, ganadería y cuenta corriente no hacen sino dar más valor aún a  su actitud. El segundo sigue disfrutando del toreo. No afronta el número de corridas de su época dorada, pero su toreo hondo, templado, reposado y meditado elevan la categoría de cualquier cartel.

Julián López no torea desde hace un mes, cuando cortó tres orejas (Garcigrande) en León. Manzanares, desorejó a uno de sus enemigos en la misma corrida el día antes de liarla en Castellón con cuatro orejas y una clamorosa puerta grande.

Roca Rey, el indiscutible hasta que una tarde de mayo Pablo Aguado le dijo en Sevilla cómo se torea, asegura la venta de billetes. Y eso será por algo. De él se puede esperar siempre entrega, ambición y un toreo poderoso. Aún muy joven, seguramente con los años sabrá aprender a asimilar las derrotas en las plazas españolas. La última fue la mencionada del triunfo de Josemari Manzanares en Castellón, del que se desquitó con un soberbia actuación en Algeciras (la misma citada tarde con Morante y Ortega) que le valió el indulto de su primer toro.

Quedan pocas entradas para estos dos grandes festejos que la casa Matilla organizó para mayo y mantuvo hasta ahora.

Ojalá haya suerte con el ganado y la crónica que escribamos como cierre tenga tanta alegría como ilusión tienen todas las letras de esta previa.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *