La carne de lidia, saludable y ecológica, demanda ser atendida

La alimentación saludable y ecológica, el bienestar animal y la responsabilidad social de las empresas, son temas que interesan a los nuevos consumidores, que cada vez son  más conscientes y exigentes de la importancia de la repercusión de ésta en su salud. 

Sé la gran demanda de productos frescos naturales y ecológicos que hay en la actualidad, se prevé que en los próximos años crecerá de manera exponencial la venta de productos locales y naturales. Las empresas agroalimentarias lo saben y manejan esta nueva tendencia para crear sus futuras propuestas, ayudándose para su comunicación con su poderosa arma, llamada marketing. El consumidor quiere sorprenderse, innovar, y sobre todas las cosas, quiere comer sano.

Es aquí donde aparece la carne de ganado de lidia, antigua como nuestro país, pero a la vez una gran desconocida para el público en general si excluimos lugares donde  habitualmente se consumen o bien es un clásico el “rabo (cola) de toro”.

Es una carne excelente, saludable, rica en proteínas de alta calidad, sin grasas y ecológica. Además tiene un plus, no es cara (quizás ahí radique su problema, pensando que todo lo económico es de baja calidad). Si bien es verdad que a veces puede resultar un poco más dura porque los toros lidiados en una corrida tienen entre tres y cuatro años, (éstas requieren un poco de reposo o maceración para apreciar su calidad) cuando es carne de una novilla de dos años, es tierna y sabrosa. Hay que apuntar un dato importante, que no todo el ganado de lidia que va al matadero es ganado lidiado o que ha participado en algún festejo taurino.

En los últimos años se viene observando una gran demanda de productos alimentarios llamados ecológicos,  y como consecuencia de esta demanda se han desarrollado nichos de mercado para alimentos de calidad, donde los consumidores buscan satisfacer necesidades organolépticas u otras más subjetivas y tan de moda  como son carnes producidas en el respeto y conservación del medio y el entorno natural, con aprovechamiento racional de recursos gracias a animales autóctonos, reducir el impacto negativo en el medio ambiente, evitando en lo posible el uso de productos químicos (en su producción).

Es ésta una raza de vacuno que ocupa la dehesa, así como lo es la avileña o la retinta (grandes conocidas y apreciadas en España), la de lidia, agrupada en la Federación de Asociaciones de Raza Autóctona de Lidia (FEDELIDIA), es la última a la que se ha incluido en la figura de calidad “raza autóctona”, sin embargo, hasta ahora no existe ninguna  figura de calidad que acoja su producción de carne. 

Las características genéticas y el manejo, a nivel de alimentación y forma de explotación del ganado bravo, le confiere  a la carne sus características diferenciales, características que hay que difundir  y divulgar para que el consumidor español conozca su existencia, puntos de venta, beneficios de la salubridad del producto y su forma de cocinar, macerar, elaborar… 

España es un país grande, rico en multitud de productos de excelente calidad alimentaria, nuevos y antiguos alimentos por los que somos reconocidos en el mundo entero y que gracias en gran parte a ello, generamos un turismo de calidad nada desdeñable. Hablamos del jamón de pata negra D.O Jabugo, el  aceite de oliva virgen, la cecina, el vino de Rioja o Ribera, la gamba blanca, el atún de almadraba, el bonito del norte, las nécoras o los pimientos del piquillo , por nombrar algunos de los alimentos que levantan pasiones entre los nuestros y fuera de nuestras fronteras.

¿Por qué la carne de lidia, española y saludable, rica al paladar y ecológica como ninguna no obtiene difusión, ayuda o promoción alguna?

Por sus  características diferenciales se debería difundir y divulgar para que el consumidor español conozca su existencia, puntos de venta, beneficios de la salubridad del producto y su forma de cocinar, macerar, elaborar… 

Actualmente  no existe prácticamente ninguna ayuda por parte de las distintas administraciones, ni general ni autonómica, me pregunto si no tendría la Federación de Asociaciones de Raza Autóctona de Lidia (FEDELIDIA) y la Unión de criadores de Toro de Lidia (UCTL) fundar una ONG y optar por las distintas subvenciones que otorga “a su libre albedrío” el Gobierno. Claro, que tratándose de subvencionar a alguna ONG que lleve el nombre “de liada” o denominación de bravo, ya la hemos liado, con un Gobierno Central que no apoya, ni ayuda ni colabora con nada que suene a la Fiesta Nacional, esto si me suena a maltrato. Como nota en este último año, el Ejecutivo Central concedió una subvención a la Federación de Mujeres Progresistas de 196.360,47 €. Ahí lo dejo.

La Secretaría de Estado de la España Global (antigua Marca España) se encarga de la gestión de la imagen y la reputación de España. Su objetivo es mejorar la percepción de nuestro país en el exterior y entre los propios españoles, además tiene encomendada la planificación y el impulso de manera pública y privada, de los ámbitos económico, cultural, social, científico y tecnológico.

No hay más marca España que en nuestra carne procedente de las ganaderías de lidia que forman parte inherente de nuestra Fiesta Nacional, y de nuestras  dehesas paraíso ecológico donde pastan nuestras  ganaderías de lidia. 

¿No creen que ya es hora de mirarnos por dentro y ayudar a promocionar esta excelente carne nuestra, ecológica, saludable sabrosa y con tantísimas posibilidades y que es aún tan desconocida incluso para nuestra propia gente? 

Somos la piel de toro, sin toros, sin espectáculos (debido a la pandemia), sin ayudas, sin promoción y sin salida decente económicamente hablando para su propia carne autóctona. Menuda piel de toro estamos hechos, menuda ayuda estamos brindando a los ganaderos y a todos los que viven de las explotaciones ganaderas taurinas, paradas por la pandemia y con sus bravos y bravas caminito del matadero.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *