Entre todos, reactivemos el sector
En medio de la catástrofe, la tauromaquia debe intentar resurgir como nunca, las administraciones serán claves. La afición sevillana quiere toros.  

Por Francisco Pavón 

Cuando las luces de la navidad se apagan en la bendita ciudad de Sevilla todo suena diferente, se palpa en el ambiente algo especial, el olor a incienso, la Maestranza esperando impaciente un Domingo de Resurrección, los aromas de la primavera, tan bonita y especial como ninguna. Mantones de manila, trajes de gitanas, sevillanas por doquier…, y el toque de un tamboril aguarda mayo.

Tiempos donde brilla por sí sola, en estos meses pasear por sus calles es motivo de alegría, la más bella de las flores reluce perfumando cada rincón, se convierte en la quintaesencia y todo surge como por arte de magia, sin buscarlo, a su debido compás porque aquí nunca existieron las prisas y siempre se paró el tiempo. 

Nostalgias, angustias, un año más toca esperar. Las circunstancias son las que son, ahora debemos sobre todo demostrar la majestuosidad característica para parar la tercera ola de esta terrible pandemia.

No me llores Señor del Gran Poder si el jueves santo no puedes escuchar el silencio, no me llores guitarra si tus acordes tampoco pueden sonar en el colorido de la Feria, no lloréis hermandades si no se emprende camino. Vivimos de los recuerdos, ya vendrán épocas mejores, todo muy despacio para que la vuelta sea grande. Que las ganas no se impongan a la realidad que estamos viviendo, eso es lo prioritario.  

Levántate, Giraldillo. Porque un halo de esperanza embriaga al sector taurino, alejado de aglomeraciones, el empresario Ramón Valencia ha anunciado que siempre que le permitan un mínimo del 50% de aforo la prodigiosa banda del maestro Tejera arrancará bajo el son de pasodoble, retumbará el sonido de ese mítico portón y las puertas se abrirán tras más de un año de ausencia.

Qué emotiva sería esa reapertura, ese reencuentro de la Maestranza con su más fiel afición que nunca la abandona, los silencios serán más silencios, el toreo resurgiría en el mejor de los escenarios. Se habla de Domingo de Resurrección y dos fines de semana en abril, algo asequible y cortés por parte de la empresa Pagés. 

Importante paso con respecto al año pasado, desde primeras horas existe movimiento y me alegra escuchar rumores de que el cartel para la primera gran cita puede ser Morante de La Puebla, Roca Rey y Pablo Aguado con toros de Victoriano del Río. Domingo de Curro, día señalado en el calendario de todo buen aficionado. No existe mejor fecha para empezar, así lo marca la norma desde hace muchísimos años atrás, tradiciones que por mucho que pase el tiempo debemos conservar. De esto Sevilla sabe un rato 

Querida Junta de Andalucía, toca correspondernos como es debido. Decís que apoyáis la fiesta, tenéis una estupenda oportunidad para reafirmaros en vuestras palabras y demostrar con hechos todo lo dicho. La tauromaquia necesita de plazas como Sevilla, Madrid, Pamplona o Bilbao para seguir adelante. Tenemos que empezar con este proceso de reconstrucción y, por mucho que me duela, las administraciones jugáis un papel clave en estas circunstancias. 

Motivos tenéis de sobra para confiar… ni un solo contagio producido en espectáculos de esta índole en 2020, el civismo demostrado (le pese a quién le pese) ha sido absoluto y digno de admirar. Hemos sabido comportarnos y adaptarnos a todas las medidas exigidas ejemplarmente, los resultados así lo demuestran. 

La ciudad del arte sueña con la Maestranza en este 2021, pero todo queda pendiente de una decisión gubernamental en cuestiones de aforo, esperemos noticias. 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

1 Comment

  1. Antonio José dice:

    Pues yo soy sevillano, y no quiero toros.
    Ya esta bien de maltratar a estos animales de manos de unos ricachones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *