Crónica de unos cárteles con muerte anunciada

Por Francisco Pavón 

Soñó Sevilla por momentos, pero nada más lejos de la realidad se confirmó lo que era un secreto a voces escasas 72 horas antes de que Morante de la Puebla, Roca Rey y Pablo Aguado se enfundaran el traje de luces para hacer el paseíllo en la Real Maestranza. El jueves 15 de abril, Ramón Valencia anunciaba mediante un comunicado que todos los festejos taurinos programados para abril quedaban suspendidos tras la reunión mantenida con las autoridades pertinentes. Un auténtico jarro de agua fría para una ciudad que veía en los toros una vía de rehabilitación y vuelta a la normalidad. Otro año más sin Semana Santa, ni Feria de Abril en ninguno de los sentidos. 

Vayamos por parte, lo primero que hay que decir en toda esta cuestión, es que la empresa Pagés, gestora del coso maestrante, presentó un serial solicitando el 50% de la plaza en materia de localidades. Es, decir 5.600 personas. Con ese porcentaje resulta imposible mantener el metro y medio de distancia de seguridad que demanda la ley 2/2021 de 29 marzo en su artículo 14 para la celebración de cualquier espectáculo. Dicha ley tenía una coletilla que decía lo siguiente, la reproducimos en su totalidad: 

Se adoptaran las medidas necesarias para garantizar una distancia interpersonal mínimo de 1,5 metros, así como el debido control para evitar las aglomeraciones. Cuando no sea posible mantener dicha distancia de seguridad, se observarán las medidas de higiene adecuada para prevenir los riesgos de contagio”.

El empresario dejo claro desde un primer momento que no daría toros con menos del 50% por motivos de inviabilidad. Tenía derecho a poner en valor la segunda parte de la ya repetida ley. La solución para garantizar la debida seguridad era realizar test de antígenos y proporcionar mascarillas FFP 2 a todos los asistentes. Dicen que quien avisa no es traidor, en este sentido no ha traicionado, fiel a su palabra hasta el final y bajo ella lo ha intentado en mayor o menor medida. Es más, Sevilla entro en fase tres el pasado viernes y se pasaba como tope al 40%, también hubiera tirado hacia adelante con este porcentaje. 

La cuestión radica en la dureza de las administraciones a la hora de aplicar la norma y la valoración adoptada ante lo propuesto por la empresa Pagés para lograr su cometido. Flexibilidad nula, la han mantenido tal cuál y no se puede decir nada porque así está escrito, cumplen con el estado. A esto sumamos que las pruebas de antígenos no han sido consideradas medida suficiente. Esta son las dos razones por las que la Maestranza no abre sus puertas. 

Bajo mi criterio, la relación entre la Junta de Andalucía y el Ministerio de Sanidad ha sido inexistente, nunca se produjo esa necesaria reunión para abordar el tema. La Junta se ha limitado a seguir lo establecido por su organismo mayor, se desentendió completamente del tema como si el asunto no fuera con ellos y ha guardado un silencio aterrador. En pocas palabras, se escondió detrás de la mata y a verlas venir, con decir que se ha cumplido con el estado vamos sobrados. Después resulta que su compromiso con la tauromaquia es total. Os ha faltado implicación, vuestro trabajo deja muchísimo que desear por el siguiente motivo. Extremadura y Castilla-La Mancha, han logrado las competencias y debida aprobación para dar toros con el 50% sin más impedimentos, Castilla-La Mancha hasta hace pocos días estaba en el 75%. Isabel Díaz Ayuso va a dar un festival en Madrid el próximo 2 de mayo con el 40% y un máximo de 6.000 personas en los tendidos. Posiblemente si no pasa nada raro autorice Vista Alegre y una gira de reconstrucción madrileña de forma igualitaria. Siempre me llamó muchísimo la atención la diferencia entre comunidades autónomas, lo que ha quedado muy claro es que si verdaderamente se quiere la forma se encuentra fácilmente. Los representantes políticos de Andalucía han tenido muchísimo miedo y falta de personalidad

Desconozco muchísimas cosas si hablamos del asunto de lo Maestrantes, Sevilla es una plaza muy compleja por ese porcentaje que estos señores dueños de la plaza se llevan del ingreso generado en la taquilla. Supongo que se habrá producido una disminución. Digo esto porque el fin de semana del 14 de mayo, José María Garzón, abre Córdoba con 2.600 personas y con cárteles llenos de figuras del toreo. Es verdad que se va a respetar el metro y medio, pero… ¿qué hubiera pasado si la Empresa Pagés solicita a la Junta de Andalucía el mismo aforo? La hubiera puesto en un gran compromiso y entonces otro gallo cantaría, no se puede ir con una idea fija y sin plan alternativo. Hablo sin saber si esta opción sería viable, pero es una opción. Estimado Ramón Valencia, usted en cierto modo también ha fallado, y más cuando abre unas taquillas sin nada confirmado creando un cierto rayo de esperanza en el aficionado para después ser apagado. 

Éste es el que verdaderamente ha salido perdiendo, entre todos han jugado con él, y lo peor de todo, nadie ha sabido nada hasta última hora, muchas intuiciones por cómo se iban desarrollando los hechos y la prensa esperando a la expectativa. Como siempre ocurre en el mundo del toro, nadie hablaba claro poniendo en evidencia una vez más la falta de trasparencia que nos invade. Todo arrancaba el domingo 18, la decisión fue tomada el jueves 15 a eso de las 23:00 horas. Sevilla se queda sin toros en abril, quedan muchísimas lecturas por hacer y mucho explicar. Lo dejamos para otra ocasión con las vistas puestas en San Miguel. 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *