La tómbola de Nicolás Maduro anuncia el crecepelo milagroso

¡Al fin! ¡Han llegado!… Las goticas milagrosas que el mundo entero esperaba… ¡El afilaó! ¡El vendedor de melones! ¡El crecepelo venturoso! ¡Sardinas frescas vivas! ¡La muñeca chochona! ¡El carvativirrrrrr! ¡El que todo lo sana! ¡Cien por ciento garantizado, señora! ¡Pague dos y me llevo tres! ¡Que nos los quitan de las manos! ¡Compre su boleto! ¡Siempre toca, si no es un pito es una pelota!…

 

 

Y esto, señoras y señores, es el régimen al que supuestamente asesoraron las mesnadas de jovenzuelos podemitas, los universitarios -dicen- mejor formados del siglo XXI, la envidia de Occidente, el faro de la nueva democracia, el envidiable proyecto al que rendía y rinde admiración Pablo Iglesias para el sur de Europa, el referente gramsciano de Errejón, la épica llorona del ‘Monederismo’ patrio, el compadreo deplorable de Bernie Sanders… ¡Chaves vive, la lucha sigue! ¡Y exprópiese!

Ni la tómbola más cutre de vendedores de mantas podría alcanzar a tanto. ¡Qué insulto, qué infamia! Desean renombrarlo como populismo, para despistar de nuevo de tanta cutrez. Pero no se engañen: se llama comunismo, marxismo, y es tan viejo como Marx y Lenin. Tan desabrido y rancio como Stalin. Tan turbio y siniestro como Largo Caballero. Tan ignominioso y criminal como el castrismo. Tan analfabeto y triste como el sandinismo de Daniel Ortega. Tan vergonzante e infame como Irene Montero…

Y ahí lo tienen, no se vayan sin comprarle el pirulí de fresa para el niño y la niña, la pócima de Astérix, la bendición gitana, la profecía de la bruja Lola, la chancleta de María de Magdala, la promisión de la felicidad, el prodigio de los faraones, el pedo de un rey persa, el ron consagrado, el fumeque de los dioses, el rabo de la lagartija, el remedio de todos sus males… ¡Cómprelo! ¡Ahora! ¡Y llévese otro de regalo para la abuela!…

Si algo hay insoportable de todo esto es que los tenemos iguales en el gobierno de España.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *