La rotunda opinión por vía rectal de un comentarista ante una nueva derrota de su equipo: se le agotaron las palabras del diccionario

El conocido y apasionado comentarista deportivo del Real Betis Balompié Javier León no encontró la otra noche palabras suficientes en el diccionario de la RAE para expresar todo su pesar y malestar por la derrota bética ante el Eibar.

Malestar y pesadez que, al parecer, se le había trasladado incluso a la zona intestinal, que en plena diatriba, cuando alcanzaba ya la conocida como “fase de arenga”, desgarró su pesaroso grito en la zona rectal, expulsando todo aquello que en el argot responde al nombre de “un sentimiento”, que en este caso no era de color verdiblanco sino, presumiblemente, como apunta un lector, del color del papel de las magdalenas.

Con el diccionario de la RAE arrumbado ya a esas alturas y sólo para uso improvisado de papel higiénico, el comentarista prosiguió su homilía y desparramó toda clase de argumentos contra la directiva y jugadores del club por la mala trayectoria del equipo. Vano intento, porque su opinión al respecto había quedado ya sobradamente expuesta cuando descargó la artillería pesada que le sobraba en las calderas de Pepe Botero, listas para la ignición.

Nunca, desde el célebre eructo de José Antonio Sánchez Araújo durante la retransmisión de un partido, habían quedado tan libérrima y ruidosamente expuestas las consecuencias de la presión deportiva ante la concurrencia, esta vez con la autorizada voz de la improvisación por bandera.

 

….




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *