Felicidades a todos. Pero a algunos, más

Juan Manuel Jimenez Muñoz jamás se anda por las ramas. Su muro de Facebook ya es una cita obligada para miles de lectores, y subiendo. Si usted también dice “Cagoentó”, siga leyendo…

FELICIDADES A TODOS. PERO A ALGUNOS, MÁS.

“Hoy, 24 de julio de 2020, hay una noticia interesante: “El Ministerio de Sanidad acaba de reconocer que España está sufriendo una segunda ola de contagios de Covid-19. Los brotes relacionados con el ocio, las discotecas o las grandes fiestas familiares y de amigos están aumentando, y ya tienen una magnitud importante por todo el país”.

Hola, queridos lectores. Esa que habéis leído es la postura oficial del Ministerio de Sanidad, expresada hoy por su portavoz y recogida en la prensa, la radio y la televisión. Un secreto a voces. Tal vez así, ahora, se me entienda la preocupación por explicar estos días, en un lenguaje sencillo, las normas básicas de prevención: mascarillas, distancia social, lavado de manos y evitar aglomeraciones en espacios cerrados.

Dicho esto, comenzaré con las felicitaciones:

Quisiera felicitar por esta nueva oleada a todos mis compatriotas de la mascarilla en el codo. A ver si mañana os la ponéis en el culo. Hace el mismo efecto, y disimula más. Y por cierto: igual que te niegas a usar mascarillas, a ver si tienes cojones de renunciar al respirador que te aguarda en la UCI. Listo.

No quisiera olvidar, tampoco, a los jóvenes y jóvenas que piensan que esto no va con ellos. A vuestra edad, cabrones, vuestro padre y vuestro abuelo ya estarían trabajando. O peleando en una guerra. O haciendo dobles jornadas para pagar vuestros estudios. O luchando por traer la democracia a España. Y a vosotros, grandísimos hijos de puta, tan sólo se os pide no acudir al botellón y no llevar el bicho al abuelito. Cagoentó.

Quisiera también dar las gracias a los perpetradores de este nuevo sistema de organización que se llama Atención Telefónica en los Centros de Salud. Enhorabuena, machotes. Lo habéis conseguido. Los profesionales de Primaria jamás habíamos trabajado tanto en los Centros de Salud como en este 2020, y jamás habíamos dado la sensación de trabajar tan poco. Sois unos linces. Habéis conseguido destrozar una magnífica idea en menos de diez semanas. Con vuestra desidia en explicar las cosas y con vuestra negligencia en dotar de recursos suficientes la experiencia telefónica, habéis agotado a los profesionales de Primaria y cabreado a los pacientes. Todo un logro. Un éxito en España entera.

Pero no quiero quitar ni un ápice de mérito a los políticos de mi Andalucía, por haber dejado a los Centros de Salud con la mitad de los médicos que se necesitan. Dicen que tienen dinero para sustituir a los médicos ausentes, pero que no encuentran facultativos por parte alguna, y que si los hubiera los contratarían de inmediato. Aceptaré pulpo como animal de compañía. Pero si reconocéis que el dinero no es problema, y que hay una partida presupuestaria no gastada para Capítulo 1 (Contratos) ¿cómo coño se explica que estemos a cuadros en administrativos para atender las colas y los teléfonos? Y ¿cómo coño se explica que utilicéis a las enfermeras como si fuesen chicles? Y ¿cómo coño se explica que andéis pregonando la contratación de no sé cuántos miles de rastreadores, cuando la verdad verdadera es que los susodichos rastreadores son las mismas enfermeras de los Centros a las que obligáis a compatibilizar sus ya múltiples funciones con las de perro sabueso?

Quisiera recordar ahora, con mucho agrado y contento, a los pacientes que tienen prisa por aglomerarse como antes en las salitas de espera de los Centros de Salud. A ver si fuese verdad. Lo deseo de corazón. Allí, de nuevo, compartiremos experiencias, chascarrillos y coronavirus. Porque como muy bien decís, “si ya están abiertos los bares… ¿para qué tantas precauciones en los Centros de Salud?” Hala. A tomar por saco todos.

Y por supuesto, no voy a pasar por alto a don Fernando Simón. Muchas gracias, Fernando, por tu acertado análisis predictivo del pasado mes. Te dejo, como regalo, este fragmento del artículo que publiqué el 28 de junio. Se titulaba ANARQUÍA VÍRICA, y sigue colgado en mi muro. He aquí un extracto:

Hay un chiste muy gracioso que circula por las redes. Dice así: “por si acaso se produce un nuevo rebrote del coronavirus, si tú tienes la solución dila ahora. No esperes ser el capitán a posteriori”… Yo no lo sé todo, por supuesto. Si lo supiera todo, sería ministro de Sánchez. Pero que habrá otros brotes leves y moderados hasta que se descubra una vacuna… es indudable. Ningún Gobierno del mundo lo evitará… Lo que está por ver ahora es si en España habrá otra onda epidémica tan GRAVE, o más, que la anterior. Fernando Simón, hace dos días, ha dicho que es improbable. Yo, como capitán “del anteriori”, me voy a mojar diciendo lo contrario de Simón: la habrá. Y la habrá antes del mes de octubre. Esa es mi predicción. Y la habrá por cinco causas:

1-porque hemos pasado del Estado de Alarma al Estado de Anarquía en tan sólo dos semanas.

2-porque nos estamos comportando todos bajo el supuesto de que el prójimo está sano.

3-porque indecentemente, para que no nos molesten, hemos escondido bajo la alfombra los muertos de estos tres meses.

4-porque somos una sociedad hedonista incapaz de sacrificios.

5-porque se ha corrido la voz de que el coronavirus es un bicho mataviejas.

Cagoentó. Ya me mojé. Ya no seré, nunca más, un capitán a posteriori

En fin. Felicidades a la sociedad española en su conjunto. Parece ser que sí, que habíamos salido más fuertes de esa primera experiencia. Y más ricos. Y más solidarios. Y más listos. Por eso estamos en la segunda oleada. Veréis qué risa.

Hala, lector. Ahora vas y lo cascas”.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz.
Médico y escritor malagueño.


1 Comment

  1. Raymond dice:

    Excelente punto , mucho de Los beneficiarios, deberían hablar no

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *