El Rocky de Vallecas lloriquea camino del calabozo y se había rapado como un cobarde fugitivo (Vídeo)

En el video de su detención, el heredero de Kim Tarao, el personaje de Tony Leblanc que se pasaba la vida “de la Casa Campo al gimnasio” y viceversa para “estar hecho un mulo”, aparece con las manos esposadas a la espalda y el perfil del rostro pixelado como si le asistiera algún derecho sobre su dignidad a un tipo cazado in fraganti ejecutando sus desmanes, alentando a la ultraviolencia de los drugos de “La Naranja Mecánica” contra la Policía o pateando en el pecho y en la cara un agente de la autoridad.

 

 

“El asno de Vallecas” aparece rapado al cero con clara intención de cobarde fugitivo y no lleva, como correspondería a los de su especie, una jáquima con bridas y un “bocao” entre las muelas, que es lo que suele verse en los paseos de équidos y mulas tordas, acostumbradas a soltar coces y cagajones donde mejor le pille, como hizo el otro día cuando alentaba a los zurdos de su misma especie a enfrentarse con pose de Rocky de tugurio a la autoridad.

Esta vez no se aprecia altanería alguna ni amaneramiento de campeón de los pesos medios pretendiendo liderar la revuelta de ese comunismo de garrafa con el que Pablo Iglesias, Errejón o Monedero envenenan y emborrachan a sus huestes de matones a sueldo, como hacían los jefes de la mafia de Chicago con los muchachos más perdularios de los barrios negros a cambio de una soldada criminal.

El jabalí vallecano, héroe de una secuencia basura, transformista de general en jefe de las revoluciones de churrete que promueve el comunismo patrio contra un fascismo imaginario, camina ahora como si el ano lo tuviera atravesado por un excremento a punto de brotar y no se adivina en su mansedumbre nada de la desafiante actitud que lució para la inmortalidad a pocos metros del guardaespaldas de Pablo Iglesias, otro protofascista contratado entre la despreciable delincuencia que florece en los arrabales del fútbol-miseria.

Van solos al calabozo, como marionetas, lloriqueando las lágrimas de su irracionalidad intempestiva, pero se quedan fuera de prisión sus amos, los bocazas que los alientan y les recompensan ese salvajismo fascista que dicen combatir pero que en realidad representan y practican en su soledad de cobardes irredentos alzados en armas en nombre del falsario proletariado que habita los chalés más exclusivos de Galapagar.

……




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *