“Chiquillos”…, así equipara y legitima la violencia en las calles el fasciocomunismo (Vídeo)

La propaganda fasciocomunista y el adoctrinamiento tienen asiento permanente asegurado en las pantallas de TV3, la televisión pública catalana, pero también en muchas otras cadenas de TV, como la Sexta o en el programa de Risto Mejide, de Cuatro.

 

 

La periodista podemita Ana Pardo de Vera, que durante tres años, hasta 2019, dirigió el Diario Público y es hija del primer alcalde, de AP, en un pueblo gallego, repudiaba hace poco más de un año la violencia en las calles de Cataluña de una manera harto singular, tanto la de “los chiquillos”, según la expresión utilizada, que mostraban las imágenes arremetiendo contra la Policía, como la desplegada por las Fuerzas de Seguridad, equiparando así a ambos lados y disculpando a los primeros.

Para Ana Pardo, una y otra forma de violencia carecen de legitimidad, obviando que el monopolio del ejercicio de la violencia sólo puede estar según nuestro estado de Derecho y de cualquier democracia en manos del Estado y sometido a las leyes para garantizar el ejercicio de nuestros derechos y libertades.

Nada de esto le alcanzaba entonces a la sectaria Ana de Pardo, que fue a su vez asesora de Comunicación en los Ministerios de Defensa, Industria, Comercio y Turismo y en la Vicepresidencia de Política Territorial durante los sucesivos gobiernos de Rodríguez Zapatero y hermana a su vez de Isabel Pardo de Vera, quien en 2018 se convirtió en presidenta de la empresa Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

Para Ana de Pardo, ya entonces, si algo está justificado serían en todo caso las pedradas y ataques violentos de los manifestantes, al igual que ahora con los ataques a la caravana electoral de Vox en varias ciudades catalanas, por tratarse de jóvenes, o “chiquillos”, lanzados sin control a los desmanes y a la agresión caprichosa contra quien les apetezca.

Como prueba irrefutable de tan singular justificación de la violencia fascista y discrecional, a Pardo se le ocurre que “nada más hay que ver cómo van unos y otros”, suponiendo que se refiere a los pertrechos de uno y otro lado, pero tal vez porque lo que desearía ver la Pardo es a las Fuerzas de Seguridad enfrentándose a los “chiquillos” apenas con un bañador y con las manos, a puñetazo limpio, contra las masas enloquecidas del independentismo o abriéndoles el paso para que se ejerciten en la barbarie

Es muy común contemplar en esta clase de demagogos la aspiración a que los enfrentamientos violentos entre dos partes sean muy equilibrados, de tal forma que los conflictos se igualen y perduren durante largo tiempo. Así, por ejemplo, en un conflicto bélico, y Ana de Pardo trabajó, como ya se ha dicho, en el Ministerio de Defensa como asesora de Comunicación, desearían que los contendientes estuviesen siempre equiparados en medios y fuerza, de tal guisa que las guerras no terminen y perdurasen y se prolongaran largos años causando así el mayor daño posible en ambas partes.

Lo curioso es que apelan a semejante consideración o pretenden apoyarla siempre en una incierta piedad o afán de justicia que sólo demuestra la inmundicia moral en la que se mueven.

Con estos mimbres y con este cochambroso baño de manipulación y adoctrinamiento perpetuo en los medios de comunicación a costa del dinero de los españoles es como se desenvuelven a diario los tertulianos y opinadores en España, reescupiendo la basura ideológica en la que se mueven.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *