“¿A ver si vas a ser imbécil a tiempo completo y no lo sabías…?”, se puede preguntar el estafado votante de Podemos

No hay duda: los dirigentes de Podemos se reían en nuestra cara, pero ahora directamente se desparraman a carcajadas delante de todos desde el chalet millonario de Galapagar. Las hemerotecas no mienten porque no puede mentir el pasado…

 

 

Cuando estaban fuera del gobierno se preguntaban para qué narices sirve el consejo de ministros si no es “para apretarles las tuercas a los sinvergüenzas estos”, las compañías eléctricas, ante una subida de un 8% del precio de la electricidad.

Ahora que están ellos en el gobierno nos preguntamos para qué otra cosa que no sea el robo, el abuso, la estafa y la mentira están ellos ahí ante una subida del 27% en el precio de la electricidad y un 22% del precio del gas en plena ola de frío.

Es el cinismo infinito del populismo bolivariano, la misma tramposería y abuso del castrismo, la impecable demagogia del comunismo eterno, la increíble tiranía del embuste permanente, el latrocinio descarado con una careta de carnaval.

Llegaron a la política con su discurso falsario de “los pobres y los ricos” y de la lucha de clases para convertirse enseguida en ricos y hundir en la pobreza al resto. De la noche a la mañana, ¡hip-hop!, ¿dónde está la pelotita?…

Ya no hay niños desnutridos, ya no hay colas del paro, ya no hay gente con frío y abandonada a su suerte, ya no tienen los niños que recoger colillas del suelo como proponía la inefable Manuela Carmena… Y si existen, la cosa es culpa de Díaz Ayuso, o del alcalde Almeida de Madrid, o de los recortes de Rajoy, o de…

Un profesorcillo contratado a tiempo parcial, un tipo que daba cuatro clases de adoctrinamiento al mes, corrupto y sectario hasta los huesos, chupatintas del chavismo, de quien se declaraba ferviente admirador y al que declaraba “ejemplo de demócrata de los pies a la cabeza”, se convierte de repente con su bocachanclismo en vicepresidente de un gobierno capaz de llevar a la ruina a un país entero en apenas doce meses.

“¿A ver si vas a ser imbécil a tiempo completo y no lo sabías?”, pueden preguntarse ahora sus votantes. ¡Qué cosas se te ocurren, hija!




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *