Una vaca ejemplar 

Un conocido comercio de Sevilla en la calle Francos, no ha podido ser más explícito e indudable en su respeto por acatar las normas sobre la obligatoriedad de usar mascarillas en el interior de los locales (si me apuran, hasta en los espacios públicos).

La característica vaca de ALE-HOP que siempre asoma a las puertas de sus tiendas, lleva puesta en su hocico la mascarilla. Es tomada por los clientes como una forma amable y simpática de unir el distintivo de la cadena al cumplimiento de lo ordenado para estos días de pandemia. Resulta toda una advertencia sin necesidad de anuncios que recuerden una exigencia legal. Y desde luego es el máximo ejemplo de que, en este caso, una vaca vale más que mil palabras.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *