Supo cantar, supo bailar y no nos la perdimos

Nunca he estado de acuerdo con el titular neoyorkino sobre el debut de Lola Flores en la ciudad de los rascacielos: “No sabe cantar, no sabe bailar… pero no se la pierdan”.

¿Qué es acaso bailar, en qué consiste cantar? El arte grande no está guardado en las academias. En las academias hay pianos, partituras, profesores o maestras de canto, pero el pellizco  -como me dijo uno-  no está en el pentagrama. Todos estamos hartos de ortodoxos del baile que nos aburren y de cantantes de ópera que nos duermen.

Si bailar es otra cosa que Lola Flores, no me interesa el baile. Si tampoco es cantar su cante, me trae sin cuidado la perfección. Además, todavía no he escuchado a nadie  -a nadie-  que haga con la voz lo que ella hacía trinar el estribillo de “Pena, penita, pena”. Y con Lola Flores fue imposible el bostezo.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *