Siempre tarde

Tenemos los peores gobernantes para las peores circunstancias. Y el “arte” de su política es llegar siempre tarde. Hace muchas semanas que ya nuestros propios estudiantes regresaban de sus viajes de Italia, un grupo en concreto lo hacía desde Venecia cuando ya se había suspendido su Carnaval. Nadie en nuestros aeropuertos se preocupó de eso, nadie delegado por la Administración les hizo el test del coronavirus. Y sus compañeros en una determinada Facultad de la Universidad de Sevilla  manifestaban por las redes el temor a compartir plácida y tranquilamente las aulas con ellos, sin el más mínimo control de un posible contagio. Chulescamente les contestaron por watssapp: “Te aviso de que sin síntomas no voy a ir al hospital, y que el miércoles estaré en clase, por si queréis ir encargando mascarillas”. Pantallazos tengo. ¿Es que yo voy a tener más información que todo un Gobierno? Hace ya muchas semanas que estábamos en alarma.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *