Por la boca muere el pez

El señor Espadas tiene un pie en el Ayuntamiento y otro en el Parlamento. Sevilla no se merece a alguien que la utilice como trampolín  en su afán de pisar moqueta parlamentaria, sino un alcalde consagrado a la ciudad. No cabe estar en misa y repicando: por una elemental vergüenza, su pretensión de acceder a la presidencia del PSOE andaluz requiere que renuncie a la vara de Alcalde.

En un reciente acto en las elecciones primarias, Espadas aseguró, refiriéndose a Susana Díaz: “Hay que saber irse” (¿en qué estaría pensando?). Aplíquese el cuento, que por la boca muere el pez. 

 

Rocío De Los Reyes Machuca




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *