No voy 

Respeto y comprendo a todos los que en estos primeros días de noviembre acudan  -esta vez con cita previa-  a visitar los cementerios. El dolor y las pérdidas irreparables de quienes tuvieron nuestro corazón y aún se hacen con sus latidos, toma los caminos que más le consuelan. Pero yo no voy. Nunca voy. Ni hoy ni nunca. No voy a donde no está nadie.

Si yo creyera que en su tumba está mi padre o en las suyas mis abuelos, sentiría miedo por mí mismo, terror de que así me esperara el futuro. Pero creo en que desde el mismo momento que cierre los ojos y entregue al aire de la vida mi último aliento agradecido a mi paso por ella, sólo espero el abrazo de Dios. Ni purgatorios, ni aplazamientos de su beso, ni los malditos ruegos de su misericordia con los que la Iglesia  -la gran lianta-  manipula su Amor. Sólo espero un Reino prometido, un Paraíso tan inmediato como Cristo se lo aseguró a uno de los ladrones. Le dijo “hoy”. Sin funerales, sin las arrogantes oraciones de quienes creen que  dependemos de ellas para llegar al Padre. “Hoy”… le dijo “hoy”. 

No iré a ningún cementerio. Allí no están ni mi padre, ni mis abuelos, ni mis primos… nadie. Allí no hay nadie. 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *