Ni los toldos

Abarcar las necesidades de Sevilla no es precisamente la virtud del Ayuntamiento de Juan Espadas, ni siquiera las necesidades más básicas. Al alcalde le van las grandes declaraciones de proyectos etéreos, el colosalismo, lo magnífico. Y quizás se ambicionan los planes muy a largo plazo cuando se padece la incapacidad para abordar lo concreto, el pan de cada día de una ciudad cada vez más desabastecida en lo esencial, con calles llenas de baches, pasos de cebra apenas visibles, inseguridad de los peatones frente a ciclistas veloces, basura manifiesta… Y ya ni los toldos a tiempo. Esta imagen es de ayer miércoles tomada en la calle Puente y Pellón. Casi a mediados de julio que estamos y aún no se ha llevado a cabo la instalación total de las lonas que se supone deberían de haber llegado antes, pero que mucho antes, para proteger del sol y del calor a los miles de transeúntes del centro. Rota también esta tradición, Sevilla no es ni sombra de lo que fue.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *