Memes de una tragedia

Nos movemos a diario entre la broma y el drama. A ver qué remedio. Es una manera de consuelo que nos viene aprendida en los velatorios, donde tantos chistes se han contado para pasar lo mejor posible las horas de la muerte. Una manera de defendernos como otra cualquiera en la risa nerviosa incomprensible de los peores momentos.

En realidad, siempre vivimos entre la risa y el llanto. Y muchas veces en las que se supone que debiéramos llorar, no sabemos por qué acabamos riéndonos. Y otras en las que debiéramos reír, tampoco sabemos por qué lloramos.

Los memes han terminado convirtiéndose en el chiste ocurrente del velatorio, en el mejor disimulo de una congoja. Hubo un tiempo en el que a esto se le llamó tomarse la vida con humor. No es más que eso con otro nombre. Y una de esas frases que nos enseñaron los mayores desde que éramos niños: “A mal tiempo, buena cara”.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *