Marisol fue en color

En Canal Sur tv está Marisol en “Tómbola”. Otra vez, una vez más que no sabría decir el número que hace. Digo yo que si la televisión, por una cadena o por otra, pone películas de Marisol será porque da audiencia.

No me extraña. El cine es una de las cosas que más respeto me merecen, pues tiene como pocas artes en sus manos una capacidad de hacernos felices incomparable. Y bien pensado, quizás las mayores felicidades humanas suceden a oscuras o, como en el tango, a media luz… “a media luz los besos, a media luz los dos”. También ocurren con la oscuridad los mejores sueños. Y Marisol fue uno de los más grandes sueños de España. Fue soñada como hija y no digamos como novia, incluso como una lujuria secreta y en solitario.

Nunca voy a creer la historia de Pepa Flores sobre Marisol, jamás voy a entrar por el aro de sus traumas. Estoy seguro de que queda imposible disimular tanto entre sus fascinantes ojos azules, navegando por un brillo espectacular, y las más amargas y escondidas lágrimas. No seré yo quien revele lo que pasó. Tampoco se atreverán a hacerlo otros. Callaremos para siempre los que guardamos la información. Y aunque muchos se empeñen en que la estrella vivió en una España en blanco y negro, yo viví en aquella España de Franco y no me quita nadie que fue en color. “Tómbola”, sin ir más lejos, no es de la época muda de Charlot. Y si lo de Franco fue una España en blanco y negro, entonces esta de ahora es sepia y con cine recién descubierto por los hermanos Lumière.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *