Lo del Rey

Felipe VI se ha vuelto inexplicable para muchos, los que tratan de descifrar sus silencios amparándose en el viejo aforismo de que “quien calla otorga”. Como tantas sentencias y refranes, la clásica aseveración no resiste dos minutos en los que cualquiera con ganas se ponga a pensar. Porque hay casos en los que quien calla, simplemente calla.

Lo del Rey está previsto nada menos que por la Constitución: que hable gracias a los ventrílocuos de turno, que es una manera de llamar rápido a lo de que “reina, pero no gobierna”. El problema está en que ahora la fórmula ha sido llevado a los límites por unos miserables que le dan la voz mientras le roban la dignidad. Han superado con creces a Mari Carmen y a José Luis Moreno. Y en vez de un Rey quieren tener, como todos los dictadorzuelos, a doña Rogelia: “Mande!!!!”.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *