La propuesta a Torra

Quien abarca los extremos descubre sus límites. Torra ya lo ha hecho. Ha llegado hasta la misma orilla de España  -¡de España, desgraciado y miserable!-  en la que Colón señala desde su monumento un Nuevo Mundo. El Quim de los cojones que debiera estar ya en la cárcel, dice que no recibe ninguna propuesta del presidente del Gobierno. Se vuelve a hacer el sordo. ¡Pues claro que se le ha hecho una propuesta! La única que hay, la única que habrá siempre: la Constitución.

 Cuidado, Torra, que en esa norma  -la superior, el vértice de todas las demás-  se recoge una cosa que se llaman las Fuerzas Armadas. Olvida tus inútiles esperanzas y empeños de independentismo. El único horizonte posible se llama España. Y lo que a ti (nada de usted, poca vergüenza)  te parece imparable, puede encontrar el tope, para unos y para otros, en las rejas de una prisión. No olvides la sentencia dictada a los demás. Y eso que la sentencia es mala de solemnidad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *