La “peatonalización” de Juan Espadas

Sevilla está en manos de un alcalde Quijote que ve gigantes donde sólo hay molinos de viento. Le va lo etéreo y la venta de humo. Los pies en el suelo no es lo suyo, ni para asumir y erradicar la suciedad de Sevilla, ni para  -como en este caso gráfico-  convencerse de que sus “peatonalizaciones” son falsas. Así están trechos y trechos de la travesía de la Avenida de la Constitución. Una cámara es capaz de captarlos antes que la Policía Municipal. Una simple foto le gana la partida a la vigilancia más elemental. Los mantas y otras “artes” estrechan a diario la calle, sin dejar apenas sitio para transitar. Y al apurado paso de los viandantes se suma el peligro que corren entre temerarias bicicletas y patinetes ilegales. Mientras tanto, en los foros huecos y vacíos de las grandilocuencias, Juan Espadas se dedica a señalar a los tercos sin saber que en eso es él quien se lleva la palma. Viendo la Avenida, parece mentira que fuera este el alcalde que puso todas sus energías en acabar con los veladores de la confitería La Campana… ¡por razones de seguridad!




1 Comment

  1. José Jesús Conde dice:

    Sin duda, don Juan Espadas pasará a la historia sevillana como “el alcalde que hablaba en off”. Pena de ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *