La niña jartible

¿Lo que diga esta pobre niña utilizada? Pues yo, justo LO CONTRARIO. Igual me equivoco, no lo sé, pero saboreo la libertad del que nada contracorriente, como hereje solitario de esta religión global que no deja a nadie respirar.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *