La lenta reanimación de Sevilla

La imagen de la Avenida de la Constitución casi desértica en horas centrales del día, se enfrenta  -ganando con la cruda realidad de su vacío-  a los optimismos ridículos del Ayuntamiento, que pareciera creer que la vida se improvisa.

Tras un abusivo estado de alarma de casi cien días, rayano en el estado de excepción según relevantes especialistas en Derecho Constitucional, no basta ahora con que el socialismo (lo mismo da en Sevilla que en Moncloa), se ponga a declarar los buenos y felices deseos más propios de un christma que de una política seria. A lo hecho, pecho. Este es el resultado de la cruel agresión de un larguísimo confinamiento. Esto es lo que ha dado la falta de equilibrio inteligente entre una crisis sanitaria y otra económica.

La ciudad sigue retraída, incapaz de reaccionar siquiera a la “nueva normalidad”.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *