La inocencia perdida 

Siento decir que la gente no me parece ya tan inocente como hacen creer sus lamentos.  

Desde que hace unas semanas se tuvo la oportunidad de apoyar una moción de censura al Gobierno, pero no se hizo, sino todo lo contrario, la inmensa mayoría de la ciudadanía debe ahora ser consecuente y responsable con sus actos y con sus improperios hacia quien la propuso. 

Nadie supo subirse al tren que pasaba, pero sí fueron tan ingenuos como para sacar billete en el que está descarrilando. España es un griterío de desconciertos y temores viendo que el maquinista ha perdido el control y abandona el destino feliz previsto para acabar en otro dramático, con amasijos de hierro, lesionados y muertos.

Odio la frase, pero acabaré tirándola a la cara de tantos incapaces de soluciones y opiniones a tiempo: “Te lo dije”. 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *