La cruz del Ayuntamiento

Que hayan roto la cruz que el Ayuntamiento tiene (o tenía) sobre un pedestal junto al Arquillo, es todo un símbolo del estado natural de una ciudad con déficit de vigilancia policial. Todo el mundo sabe ya que nos faltan como poco 300 agentes. Y eso se nota. Tanto, que un acto de vandalismo contra el patrimonio ha podido darse en las mismas narices del Ayuntamiento, en su propia fachada.

A Juan Espadas y a su dúo dinámico Juan Carlos Cabrera les gusta el marketing más que a Alfredo Fraile con Julio Iglesias. Que les guste no equivale a que lo entiendan. Ni les veo triunfando en el mundo por más que el alcalde dé discursos en la ONU. Sería bueno que comprendieran que el éxito de Sevilla consiste en poder vivir feliz y tranquilamente en ella. Todo lo demás no pasa de ser un sueño mastodóntico que acabe roto en pedazos, como la cruz.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *