Irene Montero: La vida en rosa oprime y reprime 

Irene Montero cree que todos sus problemas mentales son también los de todas las mujeres. 

Un día fueron los piropos y ahora el color rosa. Atiza contra la industria de la juguetería justo ahora que a Papá Noel le quedan como quien dice dos telediarios de Laponia para que sus elfos se pongan a preparar regalos.

En su imparable trayectoria de ministra de desafueros, ha afirmado que el color rosa de los juguetes “oprime y reprime a las niñas”. ¿A qué niñas, de cuáles habla? 

Ni en toda mi vida junto a tres hermanas, ni después con dos hijas he sido testigo  -siquiera un instante- de verlas oprimidas y reprimidas porque la Nancy o la Barby vistieran de rosa. No las recuerdo en una sola mañana de Reyes llorando o traumatizadas al ver ese color en la ropa o en la casita de sus muñecas. Incluso ahora que ya son mujeres, ahora que ya eligen por ellas mismas lo que se ponen, el rosa está entre sus preferencias. Con veinte años una, y camino de cumplirlos la otra, todavía no las he visto oprimidas y reprimidas. 

¿A quién representa esta amargada llamada Irene Montero que acabará creyendo que la tierra gira alrededor de ella y no del sol? 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *