España es una tienda

Como en la canción, nadie sabe “qué será será” de este virus. La noción que hasta ahora teníamos sobre la incertidumbre propia del futuro, parece que hubiera sido elevada a la cuarta potencia. Ahora sí que no somos nadie, eso que dice la gente cada vez que se muere alguien.

Pero quizás de las pocas cosas seguras que nos hayan quedado en pie es que en España no va a haber otro estado de alarma como el que hubo, de la misma manera, de casi tres meses, con confinamiento domiciliario incluido.

A Sánchez en Europa le han quitado las ganas de ordenar más simulacros de dictadura. Y a Iglesias no digamos. Si ambos quieren comunismo, no va a ser con el dinero alegre y feliz de los socios europeos. Ha llegado la hora implacable de ver que tiene el país al mínimo vital de una tienda cualquiera entre las tantas a las que prohibió abrir durante semanas. Si quiere el dinero, ya puede dejarse de placeres de emperador y seguir las condiciones de la Europa que le conceda el crédito.

Un economista decía ayer por la televisión que otro estado de alarma sería insoportable económicamente. Discrepo, porque el que hubo ya ha sido insoportable. España es un escaparate con grandes y llamativos carteles de increíbles rebajas.


2 Comments

  1. María Luisa Lago Lago dice:

    La verdad como Española que llevo 55 años en la Argentina nunca pensé que iba a llegar a esta situación, cada año viajo a mi España y con dolor veo su deterioro social es como el tango siglo veinte cambalache el que no llora no mama y el que no afana es un Gil así veo yo a España, cada vez que regreso siempre digo que España es una Provincia Argentina, llena de pregiceiros incultos atorrantes delincuentes vagos igual que aquí pretenden que el estado los mantengan de trabajo no les hables cualquier cosa menos eso, España de mis amores que camino ibas llevando cuando se hallaba la Azaña con la sartén por el mango, Españoles de toda grises se sale con trabajo trabajo trabajo a ver si lo entienden

  2. Pepe Fuertes dice:

    Querrida María Luisa, el célebre tango “Cambalache” describió certeramente al mundo a través de una vidriera, una vidriera “irrespetuosa”. Y se ve que, también en el siglo XXI, tras lo cristales queda España. ¡Qué pena! Un fuerte abrazo hasta nuestra Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *