Espadas en “Tiburón”

El alcalde de Sevilla parece ya el de “Tiburón”, el que decía que no pasaba nada, que podían bañarse tranquilamente en la playa, mientras la realidad estaba bajo las aguas con el escualo a punto de tragarse una colchoneta con niño incluido.

Algunos pueden pensar  a estas alturas de mis libelos que piso los talones a Juan Espadas más que Beltrán García, pero es que el alcalde de Sevilla se me hace  -como a miles de sevillanos-  insoportable.

Eso de ser socialista del nuevo PSOE de Sánchez no cabe duda de que provoca la inercia a las ficciones. Espadas cree que tiene una Sevilla, pero Sevilla es otra. Los datos no paran de desmentir sus ensoñaciones. Ayer se supo que ya no están censados ni 600.000 sevillanos. Lo mismo que se sabe que el transporte público no es una alternativa al coche, porque los autobuses sólo tienen colas y retrasos, cuando no pasa uno completamente lleno que ni siquiera puede abrir las puertas a quienes lo esperaban hace tres cuartos de hora.

Cualquiera diría que Espadas trabaja en la recepción de un hotel en vez de Alcalde de Sevilla. Le pirran esas fantasías que son las cumbres y los congresos. Le encanta estrechar manos y más manos. Lo metes en el ágape de un patio sevillano y saluda hasta a las columnas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *