En qué mundo vive Conejo

Un lapsus lo puede tener cualquiera, pero no un diputado socialista  -que ya no es cualquiera- en el Parlamento andaluz.

Lo de Francisco Conejo echándole en cara al Gobierno de Juanma Moreno que Canal Sur no haya retransmitido este año la romería en Andújar de la Virgen de la Cabeza, que no ha salido, es como si denunciara el absentismo laboral de miles de andaluces que no acuden a sus puestos de trabajo desde el 14 de marzo. Es como si acusara al PP de una huelga general que dura ya cerca de tres meses con cientos de establecimientos comerciales cerrados o funcionando a medio gas.

La metedura de pata da que pensar sobre si los políticos mediocres que no son nadie ni mínimamente conocidos, están buscando la popularidad recurriendo a la única salida de protagonizar una burrada. Me empiezan a recordar a esos pintores malísimos que cuando en Sevilla les encargan un cartel, encuentran la oportunidad de hacer sonar su anónimo nombre a costa de cabrearnos a todos con una mierda que anuncia la Semana Santa, a La Macarena, la Feria o los toros.

El lapsus de un diputado, si es que fue un lapsus y no el colmo de su lejanía con la realidad y la cercanía con su sueldo sin doblarla, no es equiparable a la de nadie. Eso no es como volver a casa por el paraguas olvidando que daban lluvia, o buscar las llaves por todas partes sin recordar dónde las habíamos dejado. Es mucho más grave: es ignorar Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *