Cuando Sevilla juraba ante su cruz 

Cuentan las crónicas que ante la cruz del siglo XVI sita junto al arquillo de San Francisco, nuestros antiguos vecinos acordaban contratos jurando ante su Creador y con un apretón de manos. 

La llamada “cruz juradera” nunca fue bonita y menos desde que una mujer trastornada la destrozó (hace ya catorce meses), pero conformó el respeto del sevillano a la palabra dada. 

El Alcalde prometió que la restauraría, pero no lo hará. Ella representa un umbral de honor inalcanzable para quienes apoyan al partido que pacta con los compadres de los que nos arrebataron a Alberto y Ascen. Se reparará cuando los socialistas abandonen el gobierno municipal. Mientras tanto, no. 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *