Cada uno a sus pregones

Hoy, aunque no lo parezca, sí hay Pregón de la Semana Santa de Sevilla. En este domingo vacío de la historia ininterrumpida del Pregón, es precisamente cuando más pregones van a darse. Habrá silencio absoluto, hasta el silencio blanco sin “Amarguras” de San Juan de la Palma, en el Teatro de La Maestranza; pero no en las casas, donde hoy me parece que mi padre tiene puesta la radio de hace tantos años, cuando no había televisiones locales, y se oyen las voces transistorizadas de los pregoneros alternando sus finales enfáticos con los aplausos del San Fernando o del Lope de Vega.

“¡A la Gloria, sevillanos, a la Gloria!”, nos cantó Carlos Herrera en uno de los mejores que se hayan escuchado. ¡A nuestros pregones, sevillanos, a nuestros pregones!, lo remedo yo hoy en esta mañana del Domingo de Pasión con más pregones que nunca. Hay donde escoger durante tantas décadas. Y por primera vez en la historia de eso que la prensa del día siguiente llamaba “pieza oratoria”, cuando nos preguntemos unos a otros “¿Qué te ha parecido el Pregón?”, nos daremos por contestación la sorpresa de una extraña y excepcional unanimidad: “Muy bueno, me ha encantado”. Y es que cada uno habremos escuchado el que más nos gusta.

 

Fotografía de Beatriz Galiano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *