Ahora el pulso de Jesús Aguirre

La Junta le ha cogido el gusto a eso de anunciar los consejeros que no les temblará el pulso para tomar decisiones. Primero fue Bendodo, después Imbroda y ahora Aguirre, el titular de Salud y Familias que siempre me ha recordado en parecido físico al abuelo de Marisol en “Un rayo de luz”. 

Lo de no temblarles el pulso, o la mano  -como ha dicho Aguirre-, suena a dictadores en esta política de políticos mediocres que van mimetizando a Pedro Sánchez, que es el gran dictador que lleva camino de suplantar al mismísimo Chaplin. 

Y si ellos reinciden en esta expresión, uno vuelve a escribir también lo mismo que otras veces: que con los sueldazos de los consejeros no es que no te tiemble el pulso, es que no mueves ni los párpados,  es que eres capaz de llevarte horas en la calle haciendo de estatua inmóvil. Un poner: como el tío que hace de camarero congelado en movimiento al resbalar con la bandeja.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *