La marca de comidas catalana Casa Tarradellas no tiene reparos en usar los símbolos que identifican a los productos españoles en el extranjero. Así, en el envoltorio de sus empanadas de atún, que vende en Polonia por ejemplo, usa dos veces la bandera de España, una gitana e incluso un toro, todos ellos con un fuerte componente identitario hispano. Se trata de una clara estrategia de mercadotecnia ya que si pusiera un burro, una señora bailando sardana y una bandera cuatribarrada, lo más seguro es que casi nadie lo asociaría con un producto español fabricado en Cataluña. Cabe recordar que Casa Tarradellas es una empresa que aunque radicada en Cataluña, cerca de Vich, trabaja con productores de muchas partes de España. Además, de vez en cuando se ve envuelta en campañas de boicot a sus productos por falsos bulos de que es pro independentista.