Las hermandades rocieras avivan la llama de la devoción sevillana

A escasos días para que llegue el momento de caminar hacia las arenas, las corporaciones hispalenses comienzan a desarrollar sus particulares actos de presentación. El ambiente marismeño ya ha empezado a notarse en la ciudad

Sevilla comienza a oler a Rocío. No es ningún bulo, sino una realidad presente en una ciudad que desborda devoción rociera por los cuatro costados. Carretas y carriolas en proceso de montaje, efemérides en las hermandades y, sobre todo, ganas de echar a andar son los primeros preludios de lo que está por llegar allá por las “marismas huervanas”. De hecho, durante la pasada semana ya se respiró ambiente rociero en distintos puntos de la capital andaluza.

En la otra orilla hispalense, el barrio de Triana, desde la calle Evangelista, vivió una doble jornada con cierta intensidad. La primera tuvo lugar el pasado miércoles 25 de abril. La capilla de la Hermandad del Rocío de Triana albergó la presentación del cartel anunciador de la romería de este año-número 205-, trabajado realizado por David Romero y Francisco Rovira en el taller Daroal. La pintura de ambos autores refleja el Simpecado de la corporación -obra de Ignacio Gómez Millán-, rodeado por los símbolos y las flores que conforman la Salve trianera. El centro del cuadro lo acapara el Espíritu Santo, espacio que se encuentra reservado para resaltar su figura. Los autores han pretendido anunciar los días señalados de esta corporación basándose en la letra de este rezo que define a la virgen como “mata de Romero, lirio marismeño, ramo de jazmín, azucena de Triana, tallo de albahaca, rosa y alhelí…”.

CARTEL ROCÍO DE TRIANA 2018:

Justo al día siguiente, el Simpecado de la hermandad, que el pasado lunes se repuso al culto tras nueve meses de restauración, protagonizó su traslado anual, transcurriendo desde su capilla -salió en torno a las 20.00 horas, siguiendo el siguiente itinerario: Evangelista, Pagés del Corro, San Jacinto, Plaza del Altozano, Pureza y Vázquez de Leca- hasta la parroquia de Santa Ana. Es allí donde, desde el viernes a las 20.15 horas, se está celebrando la tradicional novena en su honor. Hasta el próximo sábado 5 de mayo será oficiada por el párroco de Nuestra Señora del Mar de Sevilla. El día 6 finalizará el culto con la Función Principal de Instituto, que comenzará a las 9.30 horas y será presidida por el director espiritual de la corporación rociera, Manuel Sánchez Sánchez. Tras dicha celebración, se llevará a cabo el traslado de vuelta del Simpecado desde Santa Ana a su capilla.

Cruzando el puente dirección hacia el centro de la ciudad, el pasado jueves, a las 21.00 horas, la Hermandad del Rocío de la Macarena amenizó el Teatro Quintero en la calle Cuna con la gala ‘¡Al mal tiempo, SEVILLANAS!’. El evento, a beneficio de las obras asistenciales de la corporación, contó con la participación de célebres cantantes y grupos musicales como José Manuel “El Mani”, Manuel Durán, Sevilla Eterna, Curro Varela, Almorada, Raúl y Tino Cabello, Pleamar, Los Maravilla, Enrique Casellas, Manuela “Yo soy del Sur Peques” y, por supuesto, el coro de la hermandad. Un buen ambiente que se extendió hasta este domingo, jornada en la que la corporación disputó la I Carrera de cintas a caballo y durante la que festejó un gran día de convivencia en familiar.

La Cruz de Mayo de la Hermandad el Rocío de Sevilla concentró a un gran público en la Plaza del Salvador

Por su parte, la Hermandad del Rocío de Sevilla, junto a la Hermandad de Pasión, llenó de luz el centro de la ciudad el sábado con la salida de su característica Cruz de Mayo, en la que participaron las juventudes de ambas corporaciones. Acompañada por la banda infantil de cornetas y tambores de la Centuria Macarena, el recorrido de esta “mini procesión” se inició a las 18.30 horas desde el Patio de los Naranjos del Divino Salvador. La trayectoria restante fue la siguiente: Plaza del Salvador, Cuna, Cerrajería, Sierpes, Plaza de San Francisco, Chicarreros, Álvarez Quintero, Chapineros, Francos, Plaza de Jesús de la Pasión, Córdoba y, nuevamente, Plaza del Salvador. La entrada se produjo a las 21.00 horas, habiendo dejado dos horas y media de un fervor cofrade que llamó a las puertas de este mes de mayo.

Poco a poco, Sevilla vuelve a inundarse, un año más, del albero procedente de una aldea que ya aguarda otra bienvenida al tiempo de pentecostés. Muchas son las citas que nos aguardan. Por lo pronto, la ilusión de regresar caminando a verla es total.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *