A las 2.33 minutos de la madrugada, los fervorosos almonteños no esperaron a que terminara el Rosario y saltaron la reja. Desde entonces, la Reina de las Marismas recorre las calles de la aldea almonteña renovando un año más la tradición del Lunes de Pentecostés

La Virgen del Rocío ha salido de su ermita para recorrer las calles de la aldea, en Almonte , y procesionar por delante de las 121 filiales que han peregrinado hasta allí tras un ‘salto de la reja’ adelantado. De este modo, el tradicional ‘salto’ ha tenido lugar sobre las 2,33 horas cuando aún no había llegado el Simpecado de la Matriz de Almonte y todavía quedaban algunas filiales por pasar por la puerta de la ermita en el rezo del Santo Rosario. No obstante, pese a este adelanto, la Virgen no se ha movido hasta la llegada del Simpecado almonteño gracias al cordón humano que se ha mantenido en la verja. Así, la Patrona de Almonte ha salido de su ermita a las 2,53 horas a hombros de los almonteños.

La Virgen del Rocío procesiona ataviada con el traje y el manto conocido como de los Apóstoles, o de las Hermandades, confeccionado por Joaquín Castilla, y con el Pastorcito vestido a juego. Este año el vestido ha sido adornado con flores hibuscus rosa sinensis, en color blanco y amarillo, los colores del Vaticano, con motivo del XXV Aniversario de la visita de San Juan Pablo II al Rocío. Además, este año el paso cuenta con modificación debido a la ampliación que se ha realizado en la base para darle mayor estabilidad.


 

Por su parte, el dispositivo Ermita, operativo específico de coordinación y respuesta en emergencias desplegado por el Plan Aldea para la salida procesional de la imagen de la Virgen del Rocío y momento de máxima afluencia de personas, ha contabilizado 21 asistencias con contusiones leves, mareos y dificultades respiratorias.