La Virgen del Rocío ha cruzado el dintel en su ermita sobre las 11,29 horas de este Lunes de Pentecostés tras recorrer la aldea sobre los hombros de los almonteños durante más de ocho horas y media y procesionar por delante de las 121 filiales que han peregrinado hasta allí, un recorrido que se ha desarrollado de manera más rápida que el pasado año cuando duró casi diez horas

La Virgen del Rocío ha recorrido la aldea a hombros de los almonteños desde primeras horas de la madrugada y ha tardado unos minutos, tras cruzar la puerta de su Ermita, en llegar al altar. Todo ello después de que se produjera el  ‘Salto de la reja’ que se ha llevado a cabo de manera más adelantada puesto que ha tenido lugar sobre las 2,33 horas cuando aún no había llegado el Simpecado de la Matriz de Almonte y todavía quedaban algunas filiales por pasar por la puerta de la ermita en el rezo del Santo Rosario.

La procesión, que ha transcurrido con total normalidad entre vivas, petaladas, cantes y momentos de emotividad, se ha desarrollado de manera más rápida  con el fin de evitar que el paso se viera deslucido por las precipitaciones dadas las previsiones meteorológicas.  El recorrido de la Virgen ha sido el tradicional por las calles de la aldea rociera, de manera que las hermandades que tienen su sede en este trayecto la han recibido en su propia casa y el resto se ha acercado con su Simpecado al recorrido de la procesión.


Una vez finalizada la misma, las hermandades comienzan a regresar a sus casas con el objetivo de iniciar el camino de vuelta a sus lugares de origen. Así, algunas de ellas lo harán ya durante esta jornada y otras este martes.