La comparsa del Subiela, el cuarteto del Morera y el coro de Luis Rivero ponen el turbo directos a la final del viernes

La primera sesión de semifinales fue una demostración de que las agrupaciones cada año vienen mejor preparadas y ofrecen más nivel. Ninguna de las nueve defraudó, aunque se vio que algunas están por encima del resto. Luis Ribero, con su show, letras y potencia grupal, le ganó la batalla al coro de los estudiantes. No obstante, ojo con ‘Rockola’ que es un firme candidato a meterse en la final del viernes. Por otro lado, lo que ha hecho este año el Morera con su cuarteto no tiene nombre. Pase tras pase nos están regalando una dosis de alegría y diversión que muy pocos cuartetos en la historia lo han podido conseguir. La otra agrupación que brilló con luz propia fue la comparsa del Subiela. El Chapa ha dado en la tecla y Cádiz lo sabe. Muchas cosas deben de pasar para no ver a estos pajaritos el viernes en las tablas del Falla.

La gran esperada noche de coplas comenzaba con el coro de los estudiantes sobre las tablas del Falla. ‘Rockola’ sigue presionando al jurado para que los meta en la final. Cada pase que han dado ha sido mejor que el anterior. En esta ocasión destacó por encima de todo su segundo tango dedicado a esta pieza de los coros y contando la evolución necesaria que ha tenido esta modalidad en los últimos años. Las actuación de la chirigota de Manolito Santander tuvo sus idas y venidas. Sus dos pasodobles huelen a la Viña y a Cádiz, son de una envergadura envidiable. En cambio, los dos cuplés de ‘Los brujos titi’ se quedaron cortos de gracia y eso les va a perjudicar. La noche la continuaba la sorpresa del fallo del jurado. ‘Pueblo llano’, comparsa de Tocina (Sevilla), iba a enseñar que ellos también son merecedores de este puesto en las semifinales. Gran pase de estos sevillanos para concluir su andadura por el COAC 2018.


Pasamos de grupos que están luchando por un pase a la final a uno que parece ser que se lo ha ganado desde las preliminares. El equipo A minúscula (Comando Caleti)’ es risa, alegría, improvisación, arte, mérito y muchas más cosas. En esta ocasión siguieron en su línea, una línea que es casi imposible de superar. Como siempre, el gadita y el trincheras de sobresaliente. ¡Qué bueno que volviste, Morera! ‘Los prisioneros’ no iban a ser menos. La mezcla de las letras del Chapa, la música del Noly y la dirección de Subiela va a más año tras año. Durante todo el concurso han sido de los más regulares de su modalidad. El segundo pasodoble de ayer es pura magia. Muy poca gente no metería a esta gran comparsa entre las cuatro seleccionadas para el viernes.

Sin descanso. Sí, sin descanso, el siguiente en actuar era el coro de Luis Rivero. Este coro es sinónimo de show y espectáculo. Entre este y el de los estudiantes nos hacen ver que esta modalidad se ha renovado para mejor en estos años. ‘Vive, sueña, canta’ fue muy original en sus letras en los tangos y su popurrí es el mejor de todos. Por momentos parece que estás en un musical. Seguro que volverán a hacernos disfrutar el viernes. Quien se aleja bastante de esa fecha es la chirigota del Sheriff. ‘Los quitapupas’ no destacan por su gracia en los cuplés, sino por su música y letra en los pasodobles. A eso hay que añadirle que no es el mejor popurrí del autor. Muy difícil que el jurado les de otra oportunidad de cantar.

Bajo el estallido del Falla salía a escena la comparsa de los hermanos Carapapas. ‘Los ángeles de la guarda’ mantuvieron su nivel y nos regalaron una gran actuación. El segundo pasodoble, al atentado de este verano en Barcelona, ha sido de lo mejorcito de este 2018. Muy bien en todos los aspectos, pero parece que algo insuficiente tal y como esta la modalidad. La primera noche de semifinales la iba a cerrar la chirigota de Sevilla ‘Una corrida en tu cara’. Durante todo el concurso sus cuplés ha sido su pieza más destacable, y ayer no iba a ser diferente. No obstante, el resto del repertorio estuvo bien, pero no brilló. Con algo de suerte podremos ver a estos toreros el viernes en el Falla.